viernes, 30 de agosto de 2013

Un bellenuit y una despedida

Hoy no es un buen día. Después de 77 reseñas literarias y 37 de videojuegos, ha llegado la hora de decir adiós a una página que ha sido más que eso para mí: ha sido trabajo, amistad, esfuerzo e ilusión. Me voy estando orgulloso de mi estancia allí y deseando cada éxito de la web, que la tendrán bien merecida y que tomaré, un poco, como mía. Imaginarios, por otra parte, parece que ha dejado de existir, aunque aún espero con impaciencia su último número. También deseo éxito a su gente.
Ahora dejo por aquí la reseña, la opinión, de uno de los últimos libros que he leído. Ojalá os llame la atención.
Os saluda,
Alberto.

CRÍTICA DE BELLENUIT 2: LA OCTAVA PUNTA DE LA ESTRELLA, DE JUANJO DE GOYA

Tras una notable primera parte, Juanjo de Goya nos ofrece ahora un mundo fantástico lleno de intriga, fantasía y mucha, mucha magia


Bellenuit es como un buen disco conceptual. A la primera te sorprende, pero sabes que lo que estás leyendo, lo que estás escuchando, va mucho más allá. Así, al menos, me he sentido yo al acabar con su segunda parte (a mi modo de ver, algo más interesante que la primera ―ya comentada en fantasymundo―, lo cual es un logro).  Quizás muchos hayáis oído hablar en su momento de esta trilogía, con la puesta en marcha de “El corazón del tiempo”, primera parte de la saga. Quizás os suene la historia de aquella chica que ve cómo se detiene el tiempo. ¿No es impactante el ver cómo todo se para a tu alrededor? Tal inicio es prometedor de por sí, y en la primera parte Juanjo nos explica el porqué de tal evento. Ahora empezamos a ver las consecuencias.
            Juanjo de Goya y yo tenemos muchas cosas en común. Para los más avispados la primera coincidencia: publicamos en la misma editorial. Pero aparte de tal cosa, ambos somos leoneses (bueno, yo lo soy casi. O no lo soy. O si. Leonés, que carajo, desde guaje). Y Juanjo es descendiente de Francisco de Goya. Y yo… bueno, yo soy descendiente de Velarde, uno de los héroes de la guerra de la Independencia Española. Y vaya, ambos personajes históricos están bastante relacionados. Así que... sí que tenemos cosas en común, sí.
            Resumí en su momento “El corazón del tiempo” como una vuelta de tuerca al “Momo” de Michael Ende (libro que me confesó el autor que no había leído). Para seguir con los símiles y ayudar al lector, “La octava punta de la estrella” tiene dos referentes claros para mí (si me equivoco como la otra vez, que me perdone el autor). Uno es Harry Potter y el otro el Final Fantasy VIII. ¿Cómo os quedáis?
            Veréis, esta segunda parte es toda una novela de iniciación, y con lo me gustan a mí las novelas de iniciación, pues ya me tenía bien ganando Juanjo. Hay un gran cambio de un libro a otro y la protagonista, Alejandra, debe amoldarse a este cambio. Y por eso tiene ese toque tan bueno de Harry Potter, una gran novela de iniciación año tras año, por otra parte. Y a Final Fantasy VIII me recordó por el escenario: la escuela por la que debe pasar Alejandra, en mi mente, era calcada a la “Universidad” que vemos las primeras horas del juego de Square. Y si digo que es mi entrega favorita de la saga, pues más ganado. Y otro puntos, y otro…
            Por otra parte, en el sentido literario del adjetivo, “La octava punta de la estrella” es mejor que su predecesora. Juanjo demuestra un control muy efectivo de nuestra lengua. El ritmo no aparece y desaparece, los personajes van y vienen siempre con intensidad. Sin problemas en este campo. ¿Que tiene fallos? Yo veo uno, aunque es muy personal. Entre la primera y la segunda parte de esta saga, en más o menos un año, yo he leído, según mi biblioteca, 68 libros. Y me costó entrar un poco en la novela, ya que apenas recordaba de la primera parte los puntos principales, y algún personaje que otro, pero los menos. Y ni en el libro ni en Internet encontré un “resumen avanzado de la primera parte”. Y me perdí un poco. Se lo dije al autor antes de publicarla, y él no lo vio necesario, aunque me dijo que sí que lo piensa hacer en la tercera parte. ¡Trata bien a los que tenemos poca memoria, Juanjo!

            “La octava punta de la estrella”, concluyo, es una sobresaliente continuación. Si te gustó la primera, ten pon seguro que esta te gustará más. Pero lo mejor de todo es que debería de ser un buen impulso para los que no se atrevieron con la primera parte. No lo olvidéis. Nos vemos, quizás me vaya a saltar a algún sitio.


4 comentarios:

Helena dijo...

Buena reseña, como siempre ;) (a ver si te pido prestados los dos volúmenes, porque tengo ganas de leerlos).

Y te echaremos de menos en Fantasymundo :(

Ánimo y buena suerte con cualquier proyecto que tengas entre manos (y sobre todo con la nueva novela ^^).

Alberto González dijo...

Hola jefa,
los libros están aquí para lo que quieras, a mi me están gustando. Y lo de fantasy, me ha dado penita, sí... ¡A ver cuándo nos vemos!

Anónimo dijo...

Para cuando la tercera entrega? Estoy impaciente por saber de Alex

Alberto González dijo...

Me pregunto lo mismo, Anónimo ;)

Publicar un comentario

 

La letra permanece © 2012

Blogger Templates by Splashy Templates