miércoles, 25 de abril de 2012

Un buen momento

El Amargo Despertar es una novela post-apocalíptica. Descubrí el género hace más de cuatro años, cuando El Día de los Trífidos vino a mí. Me encandilé de muchas de sus virtudes y, sobre todo, del ambiente generado por Wyndham. Nunca se me había pasado por la cabeza encontrarme en medio de una ciudad desolada, y con la única ayuda de uno mismo. Al instante abrí un debate en uno de los foros en los que participaba preguntando por lo que acaba de descubrir, y el mundo que se abrió ante mí fue espectacular. De todos esos libros (de los cuales hablaré más adelante) recuerdo con cariño La Tierra Permanece, un verdadero relato de superación personal.

Pero no voy a hablar ahora del pasado, sino del presente, citando dos novelas que están dando mucho que hablar: Fin, de David Monteagudo (increíble la cantidad de mensajes contradictorios que sobre esta novela se pueden encontrar en la red) y La Tierra Silenciada, de Graham Yoyce, una apuesta arriesgada de una editorial como Plaza y Janés. Me encantaría que El amargo Despertar, la cual soporta la misma base que estas dos controvertidas novelas, consiga, al menos, un poco de su estatus. Quién sabe.

Os saluda,
Alberto.

2 comentarios:

JOSE LUIS dijo...

Pues tienes razón: ¡quién sabe! ... Lo importante es intentarlo y echar el resto en lo que se cree. ¡ÁNIMO!

Alberto González dijo...

Después de haber leído La Tierra Silenciada, sería un orgullo para mí que una sola persona compare El amargo despertar, aunque mínimamente, con ella.

Publicar un comentario

 

La letra permanece © 2012

Blogger Templates by Splashy Templates