domingo, 18 de marzo de 2012

Sensación

O misterio. Planteo la pregunta: ¿Qué diferencia a los libros de, por ejemplo, la música? ¿Por qué no leemos y leemos cada libro centenares de veces y, sin embargo, somos capaces de escuchar el mismo disco una y otra vez?
Intento explicarme mejor aquí. Y también recalco que esta sensación de la que hablo es puramente individual, subjetiva. Desde que tengo criterio musical hasta el día de hoy hay una serie de discos o grupos que no me canso de oír. Cojo sus cedés y, antes de experimentar con otras propuestas, los vuelvo a escuchar hasta el punto de saberme cada melodía, cada acorde o cada letra.
Con la literatura no me pasa lo mismo: es cierto que tenemos nuestros autores favoritos, nuestras novelas de cabecera, pero la sensación que tengo es diferente: en general, prefiero leer siempre cosas diferentes. Por lo tanto, al contrario que con la música que, en general reitero prefiero escuchar siempre mis discos fetiche. Incluso una vez escuché a Javier Marías decir que era absurdo leer sus novelas más de una vez, con la cantidad de libros buenos y el poco tiempo que tenemos para disfrutarlos.
Quizás algún día escriba en este blog lo contrario: he decidido dejar de comprar libros. En mi biblioteca ya hay centenares de ellos que están deseando ser releídos. Incluso que hay decenas que me exigen leerlos unos detrás de los otros, en bucle, hasta el fin de mis días. Quizás lo que digo es más lógico que lo contrario. Quizás... Madre mía.

Os saluda,
Alberto.

2 comentarios:

Helena Ramirez dijo...

Que te pones metafísico! ;)

Yo creo que los libros y la música evocan sensaciones diferentes y aunque ambos son expresiones artísticas, no se pueden comparar exactamente. Además, la relectura de un libro es un tiempo que inviertes exclusivamente en ello, la música, por su parte, puedes escucharla de muchas maneras y no exclusivamente. Los libros cuentan siempre su misma historia y la música, aunque siempre son las mismas letras y melodías, pueden evocar diferentes cosas, sobre todo dependiendo del estado de ánimo.

No sé... yo veo a la música y a mis canciones y grupos favoritos como mis acompañantes de todo el camino, mientras que los libros me acompañan en diferentes momentos de ese camino (y quizá alguna vuelva a alguno de ellos).

Alberto González dijo...

Hablando de metafísica jeje...
Estoy en parte de acuerdo contigo, y el motivo que das puede ser esclarecedor. Sin embargo, las lecturas que puede tener una misma persona de una canción o composición o de un libro, ambas, pueden ser diferentes.
¡Gracias por participar!

Publicar un comentario

 

La letra permanece © 2012

Blogger Templates by Splashy Templates