viernes, 16 de octubre de 2015

Si pudiera

Si pudiera recordar quiénes eran los que me tiraron la pelota de goma de la bola del mundo.
Si pudiera acariciar a la hermana de mi abuela, sorda, en su escaño.
Si pudiera guardar las últimas palabras de mi abuelo, o las de mi tío Luis, o lo que le escribí a Cruz justo antes de que nuestro perro le buscara en la tumba.
Si pudiera obviar lo que me costó aprobar canto o a dónde se fueron algunas amistades.
Si pudiera hacer desaparecer el dolor de la peritonitis.
Si pudiera eliminar las lágrimas que derramé debajo de aquel coche a dos calles de la mía o volver a escribir mi primera dedicatoria.
Si pudiera conseguirlo todo, no me importaría dejarlo atrás para saber la razón por la que llorabas tanto, hija, después de darte todos nuestros abrazos.
Si pudiera, hija.
Si pudiera.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

La letra permanece © 2012

Blogger Templates by Splashy Templates