viernes, 27 de diciembre de 2013

Pasado, presente y futuro


Parte de mi familia es minera, y en mi pueblo aún se oyen conversaciones sobre penurias, amaneceres oscuros y caras oxidadas. Desde principios de los 90 parte de mi familia dejó de ser minera. Y el pueblo, la comarca, se ha ido transformando. Somos olvido, penuria y jubilados. Dentro de este paisaje existe un museo que fue siderurgia, carbón, cancha de baloncesto. Y ahora, museo. Y en el museo los olvidados, los jubilados y los que vamos allí porque sabemos que no hay lugar mejor en el mundo nos juntamos para compartir cultura. Y un 26 de diciembre, en un 2013, presenté allí mi amargo despertar. Se lo presenté a mi pasado, que es familia y partidos de baloncesto; a mi presente, que es la novela que muchos conocéis; y también a mi futuro, pues ese museo es y será mi casa.


Era jueves y era 26 de diciembre. Mi padre, que cree más en mí que yo mismo, su hermano, mi primo; todos me ayudaron a que la gente se enterara, pero mis previsiones eran negativas. Me daba igual: estar allí era ya el mayor de los regalos. Cuando llegó la hora se obró la magia: 45 personas me arroparon (mi tercera presentación con mayor asistencia). Y con ellos llegó Valentín, un buen amigo de la familia y profesor retirado. Más de media hora estuvo hablando de mi libro. Y lo hizo no porque la hubiera leído, sino porque la había estudiado. La desgranó en todas sus facetas (literarias, sociales, de inspiración, sentimentales...) y yo no pude más que quedarme anonadado y agradecido. Es difícil mantener el tipo, a veces. Lo que yo dijera ya poco importaba: soy solo un escritor jovencísimo. Al final vendí unos cuantos ejemplares (cuando, sin lugar a dudas, el valle de Sabero es el lugar en el que más amargos despertares hay en todo el mundo), firmé unos cuantos más y me despedí mirando hacia atrás agradecido por un sueño cumplido. Gracias a los que me habéis apoyado todo este año. Gracias.
Os saluda,
Alberto.



Aquí más fotos: Fotos del evento

Aquí mi pueblo: Santa Olaja de la Varga

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

La letra permanece © 2012

Blogger Templates by Splashy Templates